Cinco cualidades de la mujer emprendedora

Cinco cualidades de la mujer emprendedora

Está de moda hablar de que estamos en crisis, y hasta se siente pánico de solo escuchar esta palabra, pero las crisis siempre han estado acompañadas de oportunidades, por qué? porque cuando la necesidad nos presiona resurge nuestro ingenio, florece la creatividad, y echamos mano de nuestros dones y talentos para seguir adelante.
Ante el colapso de la estructura empresarial tradicional a nivel mundial, cada día oímos hablar más de emprendedurismo, que es la capacidad de convertir una idea innovadora en algo real y palpable, y surgen por todos lados talleres, simposios y cursos donde nos enseñan a emprender.

Tanto en el área gubernamental como en la privada vemos desarrollo de proyectos emprendedores, y cada día hay más mujeres involucradas en los mismos. Sin embargo muchos de estos proyectos quedan en eso “proyectos”, nunca son llevados a la práctica, y quedan almacenados en un rincón; muchas y muy variadas son la razones para que esto suceda y eso podríamos analizarlo en otro escenario, pero lo que si vamos a listar aquí, son 5 de las cualidades más importantes que según mi criterio, debe tener la mujer emprendedora.

1- Creer en si misma:
No hay nada tan importante como creer en nosotras mismas, creer que nuestras ideas son buenas, creer que SI podemos lograrlo. Si no creemos en nosotras, vamos a ser presas fáciles de lo que mi amigo Mariano Abreu llama “vampiros emocionales”, esas personas cuyo alimento es succionar la energía y las ilusiones de los demás, personas que son capaces de enumerar mil razones por las que no podremos lograr nuestro objetivo, y son incapaces de darte una sola razón por la que si se podría, personas que viven de minar la confianza de los demás y lo peor de todo es que muchas veces son gente muy cercana, padres, hermanos, amigos, y conjugues . A las mujeres, en su gran mayoría, no se nos cría para creer en nosotras, siempre la opinión del padre, del hermano, del tío, en fin de la figura masculina de la familia, y luego la del novio o esposo, es más importante y creíble que la nuestra, por eso las mujeres debemos desarrollar una confianza férrea en nosotras, en nuestro criterio y en nuestras capacidades.

2- Asumir riesgos:
Todo en la vida tiene sus riesgos, siempre hay que poner en una balanza qué vamos a perder y qué vamos a ganar cuando nos lanzamos tras nuestros sueños, a veces hay que sacrificar algunas cosas de manera temporal o permanente, para conseguir otras, y si el miedo nos paraliza es muy difícil avanzar. Los miedos son el enemigo número 1 de los emprendedores y las mujeres somos mucho más temerosas de arriesgarnos que los hombres, tomamos en cuenta demasiadas cosas que nos frenan, miedo al fracaso, miedo al qué dirán, miedo a la desaprobación, nadie que haya logrado algo de valor en la vida lo ha hecho sin haberse desprendido antes de sus miedos, o sin haber decidido avanzar a pesar de ellos. Asumir riesgos es necesario para casi cualquier cosa que queramos hacer en la vida, si son calculados mejor, pero nunca debemos dejarnos vencer por el miedo.

3-No temer al fracaso:
Cuantos sueños han quedado en nuestra mente solo porque temíamos fracasar si lo intentábamos, es cierto, en cada intento podemos fracasar, esa es una posibilidad que acompaña todo emprendimiento, será más grande o más pequeña dependiendo de cuanto nos preparemos para conseguir nuestro objetivo, pero, y qué si fracasamos? lo volvemos a intentar, una y otra vez, las veces que haga falta, si nuestro sueño es lo suficientemente importante para nosotras, lo seguiremos intentando. Claro, no de la misma manera, porque obtendremos los mismos resultados, pero si reinventándonos y reinventando la forma de hacerlo, pero hacerlo una y mil veces más hasta que lo consigamos, el fracaso es la mejor retroalimentación que podemos tener, aprendemos más del fracaso que del éxito, y cuando al fin consigamos lo que soñamos, vamos a estar mucho mejor posicionadas. Todavía están frescas en mi mente las palabras que mi padre me dijo cuando era aún una adolescente: “Has todo lo que quieras hacer en la vida, siempre que no le hagas daño a nadie ni te lo hagas a ti misma, pues duele menos intentarlo y fallar, que no haberlo intentado nunca”.

4-Saber que siempre puede elegir:
No hay cosa que me llame más la atención que alguien que diga que no tiene opciones, siempre las hay, siempre podemos elegir hacia dónde vamos, con quien vamos, y como vamos, y hasta no elegir nada es una elección, siempre podemos elegir lo que queremos para nosotros y nuestras vidas, solo que a veces estamos paralizadas por el miedo en cualquiera de sus vertientes. Una buena forma de ayudarnos con las elecciones es hacer una lista por escrito de las ventajas y desventajas de cada elección, y ver con cuales de ellas podemos vivir y con cuáles no.

5- Ser sociable:
Pocas cosas pueden conseguirse actuando de manera aislada, sobre todo en el área de los negocios, quien se aísla socialmente no crea buenas oportunidades de negocio, todas las relaciones se dan en la interacción con otras personas y los negocios no son la diferencia, muchas veces en actividades puramente sociales surgen oportunidades de negocios extraordinarias. Si no nos sentimos seguros de nuestras habilidades sociales, existen muchas formas de mejorarlas, ya toda la información y los conocimientos están al alcance de nuestra mano, no hay excusas para ser deficiente en determinada capacidad que necesitemos dominar, anímate mujer a salir del estrecho círculo en que te has movido hasta ahora y decídete a ampliar tu universo social.

Muchas otras cualidades y capacidades son importantes y necesarias para conseguir el éxito como mujer emprendedora, pero comencemos por hacer un auto análisis y veamos en cuales de esas cinco que mencionamos tenemos una oportunidad de mejora y pongámonos manos a la obra.

Somos un equipo multidisciplinario, orientado a fortalecer la conducta profesional de nuestros clientes, mediante la transferencia de conocimientos vanguardista y la consultoría especializada.