Comunicación Efectiva en la familia

 

_BPR9717La familia en la sociedad actual constituida en la mayoría de los casos por padres donde ambos laboran y en ocasiones tienen más de un trabajo (lo que se conoce como pluriempleo)  ha traído como consecuencia  una disminución tanto cualitativa como cuantitativa en la comunicación hacia los hijos y hasta los demás miembros.

   La comunicación efectiva es primordial para mantener buenas relaciones dentro de la familia así como también para la formación de los hijos y es uno de los principales factores que influirá más adelante ya en su personalidad como adultos.

Pero para que la comunicación sea efectiva en la familia ésta  debe ser bilateral (de ambas partes) y no unilateral siendo esto un error muy  común en muchos padres porque piensan en la comunicación (y hasta el simple diálogo)  como un asunto de jerarquía y en  la que los niños (o cualquier menor de edad) deben quedar excluidos, de ahí una famosa frase que aún hoy en día se escucha. Con esto no quiero que se me mal interprete y que se  entienda que los hijos deben estar presentes y participar en todas las conversaciones que puedan mantener los adultos, no.  Ya que sí hay conversaciones y temas en que los padres y los adultos no deberían nunca incluir a los hijos en ellos ni mucho menos darles alguna participación o pedirles alguna opinión.

Es importante de que los padres (y los adultos en sentido general)  estén conscientes de que comunicar NO ES SÓLO HABLAR, ya que con nuestros gestos, posturas, y hasta con el silencio estamos comunicando. El lenguaje corporal, según los expertos, revelan tanto o más información que las palabras, sería bueno comenzar a tomar mayor conciencia sobre ello.

Cómo mejorar la comunicación con los hijos

-Los padres deben comprender que la mejor manera de educar a los hijos es hacerlo con el ejemplo, los niños aprenden mucho por esta vía, dedíquese a actuar con coherencia y que haya similitud en sus conductas y comportamientos y en lo que verdaderamente desea que su hijo aprenda y tome en cuenta.

– Esté disponible para ellos: Esto es sacar algo de tiempo de su apretada agenda para hablar de las cosas de sus hijos con tranquilidad. Algunos minutos al día dedicados exclusivamente  a ellos, sin interrupción de llamadas, televisión, etc., podrían ser realmente valiosos y tarde o temprano marcarían la diferencia.

-Practique una escucha activa cuando converse con ellos, pregúnteles que opinan sobre x o cual tema, demuestre genuinamente que sus opiniones y/o sus puntos de vista también son importantes. Si a ellos no les queda claro lo que les explica,repítaselo hasta  estar seguro de que comprendieron lo que trató de transmitirles. Esto le hará ganarse su confianza.

-Tenemos que tomar en cuenta que la tecnología es una ciencia en constante cambio y expansión aprovechando así sus aplicaciones en nuestro aspecto laboral y hasta recreativo, pero nunca usarla como un sustituto del tiempo de calidad que pueda usted dedicarle a sus hijos.Alguien dijo en una ocasión que la famosa “era digital” ha traído como consecuencia que nos “acerca” máscon personas lejanas, pero que nos aleja de las personas que tenemos cerca.

Es importante evitar

-Restar importancia a los problemas de los hijos

-No saber o no querer escuchar

-Los reproches (y sobre todo si son en público)

-Compararlos con los demás hermanos u otros niños

-Mentirles

-Hacerles promesas que sabe que no podrá cumplirlas

-No reconocer las cosas que hacen bien

-Amenazar

Debemos recordar que la familia sigue siendo  el núcleo mismo  de toda  sociedad, y con este  auge que ha habido en el país en los últimos años de la violencia, criminalidad e inseguridad ciudadana nos enteramos por los diferentes medios de comunicación como solamente no son los adultos los autores de hechos vandálicos; y dolorosamente vemos como en muchos casos hay menores de edad envueltos en todo este  “andamiaje delincuencial”. Es importante saber que como adultos y ciudadanos conscientes, que estos niños y/o jóvenes que delinquen muchos ya pertenecen a alguna banda y  que sus edades oscilan entre 12 y 13 años de edad, que dichos niños provienen de hogares y familias disfuncionales siendo la falta de comunicación una de las principales características de dichas familias.

   Creo que es tiempo de ir pensando y hacer conciencia de cuáles son los jóvenes y futuros ciudadanos que realmente queremos entregarles a esta sociedad a la que por ser parte de ella también nos debemos moral y cívicamente.

Los padres  (y los adultos en sentido general)  reducen sus roles de padres  a simples “proveedores”, facilitando a sus hijos todas aquellas cosas que el dinero puede facilitar tales como alimento, educación, ropa, diversión, etc. y ese afán diario y constante  de suplir todas esas necesidades  que en muchos casos  también son importantes descuidan proporcionarles tiempo (tal vez lo que único que el dinero no puede facilitar) y sin tiempo es prácticamente imposible mantener una buena comunicación con los hijos.

 

 

 

Walter Mateo Cairo

Psicólogo Clínico e  Industrial

walter_mateo_cairo@yahoo.es