Inteligencia Emocional en la Tecnología de Información.

_BPR0063 copy

La tecnología de información es la columna vertebral de los planes estratégicos empresariales, en un mundo globalizado no es posible concebir negocios sin un adecuado sistema de información. Hoy este profesional  es la persona que incide directamente en todas las decisiones que toman las empresas, dejó de ser un técnico aislado del ecosistema empresarial para ser un consultor que apoya las decisiones. Esta metamorfosis que ha sufrido lo ha llevado a repensar sus competencias, anteriormente cuando se elegían, se pensaba en habilidades técnicas: desarrollo de programas, alto conocimiento en bases de datos, redes, capacidad de análisis, trabajar bajo presión, etc. Hoy pensamos en una persona que pueda trabajar en equipo, interactuar y extraer el conocimiento de las personas que pertenecen a las áreas funcionales y que se comunique  y apoye las posibles alternativas. Lamentablemente tenemos directivos que vienen de la cultura tecnicomanía y ahora están desempeñando posiciones de liderazgo, haciendo gala de su conocimiento y profundidad de pensamiento.

Hoy más que nunca necesitamos tener un  híbrido de ese  profesional que requiere de conocimiento especializado y al mismo tiempo que los demás sientan  la libertad de expresar sus ideas y sentirse escuchadas, de sentir que tienen el apoyo de un asesor que transformará sus ideas en soluciones tecnológicas que encajan perfectamente a sus necesidades.  Cuando hablamos de interacción, pensamos en términos como: trabajo en equipo,  sinergia,  intercambio de conocimientos y emociones; estos términos nos llevan inevitablemente a concluir que  los ejecutivos del área de TI deben pensar no sólo en tener un IQ (Coeficiente intelectual) respetable y  desarrollar sus habilidades emocionales  reforzando su nivel de EQI (Nivel de Inteligencia Emocional), donde se toma en cuenta diferentes factores de la inteligencia de la persona como son: autoconciencia, autorregulación, automotivación, empatía e inteligencia social.

Según Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional,  el coeficiente intelectual representa el 33% de los factores determinantes del éxito y el 67% restante depende de otro tipo de variable, tales como la clase social, la suerte y en gran medida a la inteligencia emocional. ¿Has alcanzado un alto nivel de conocimiento? ¿Estás en la posición que mereces? Probablemente te has preguntado porqué otras personas “menos inteligentes” pasan a tener más responsabilidades mientras que a ti no te han tomado en cuenta.

La inteligencia emocional es la habilidad de manejar nuestras emociones, para que  colaboren con  nuestras metas. Te has preguntado porqué nuestras emociones nos traicionan cuando tenemos que hacer esa presentación tan importante, o escuchar esa idea que hará diferente esa propuesta que hará diferencia en los beneficios anuales de la empresa. Te has preguntado, ¿por qué a pesar de los esfuerzos no logras comunicarte con tu equipo o tu supervisor? ¿Has tenido un percance con ese director de área que antes te había apoyado y ahora es tu espina en el zapato? La respuesta está en el control de nuestras emociones, nuestro paralenguaje: gestos con las manos, rostro, disposición del cuerpo, etc. La gestión de estos aspectos de manera inteligente es lo que nos permite trabajar eficientemente en equipo, crear sinergia y conseguir la milla extra de nuestros colaboradores.

Tienes una posición de liderazgo, pero cuando quieres algo urgente o estás bajo presión, ¿tienes que amenazar a tus colaboradores con el despido o aclararles las consecuencias? ¿Sientes que tu equipo no está alineado a la visión de tu departamento? ¿Tienes que estar presente para que la gente entienda el sentido de urgencia? ¿El estrés es algo normal? Eso quiere decir que debes considerar entrenarte en desarrollar habilidades emocionales.

Aprende a escuchar:  Keith Ferrrazzi en su libro Solo escucha, indica que escuchar bien es un medio de comunicación tan poderoso e influyente como hablar bien, por lo tanto, pídele a tu equipo que te evalúe indicándole que ellos son tus clientes, que quieres darles un mejor servicio. Que te indiquen qué les molesta de ti y qué les agrada, por favor no interrumpas ni te justifiques  cuando están hablando, sólo escucha, y toma notas. Cuando tu equipo observe que estás interesado en dar un mejor servicio ellos se esforzarán en servir mejor a sus clientes.

Desarrolla el entusiasmo: Pregúntate porqué haces lo que haces, cuáles son tus metas, y cuál es la visión de tu área o departamento. Observa a tus colaboradores y busca cuáles son sus fortalezas y como éstas pueden contribuir con la visión, cómo las fortalezas de cada colaborador pueden hacerte más fuerte. Descubre cómo la empresa desarrolla la vida de las personas con las que trabajas  utilizando herramientas de salario emocional.  Visualiza a los miembros de tu equipo en otro nivel, déjales algo de ti, lo llevarán para siempre aunque trabajen para otra compañía. Cree en las personas.

Desarrolla la empatía: ponerse en la piel de los  demás, es sentir lo que la otra persona está sintiendo, imitar sus emociones internas. A medida que desarrollas la empatía te irás percatando de aspectos que en una conversación tu equipo no te dice con palabras pero sí con expresiones o gestos. Te darás cuenta cuando una persona necesita un  elogio o tiene frustración. Cuando nos comunicamos  el mensaje que transmitimos con nuestra voz sólo representa el 10% del mensaje, el otro 90% que transmitimos se manifiesta en aspectos como la inflexión de la voz, la expresión facial y los gestos. Al desarrollar la empatía podrás percibir esos rasgos no verbales y serás capaz de escuchar lo que tu equipo no dice con  palabras, lograrás comunicarte efectivamente, tu equipo se sentirá que están liderados por una persona que los conoce y comprende.

¿Has notado la importancia de la IE? ¿Qué es más importante lograr? ¿Que todos cooperen que ser la persona que sobresale? ¿Percibes todo lo que se logra cuando todos entienden la visión de la empresa? ¿Te das cuenta que ya no es tan importante tener un IQ elevado? Por eso decide conocerte, controlar tus emociones y desarrollar las habilidades emocionales, cuando lo hagas notarás la diferencia en la próxima reunión de equipo que tengas.

 

Ing. Orlando Jorge

Consultor de planificación e implementación de proyectos de TIC

ojorge11@gmail.com