¿Por qué usted le tiene miedo al dentista?

_BPR9950 copyEs increíble que a pesar de los avances tecnológicos que ha experimentado la odontología y de que la mayoría de los tratamientos hoy día no representan grandes sufrimientos para los pacientes;  el miedo, la ansiedad y la expectativa de posibles daños  durante el tratamiento siga siendo la mayor causa de objeción a la visita regular  al odontólogo.

Es indudable que la ansiedad y los miedos afectan negativamente  la viabilidad del tratamiento odontológico, en muchos casos paraliza la toma de decisiones en los pacientes aun cuando estos estén enfrentando  grandes complejos, dificultades sociales, fuertes molestias  y/o dolores asociados  a su precaria condición de salud bucal, promoviendo de esta forma el empeoramiento de todos los problemas dentales y repercutiendo de manera desfavorable en la sensación de bienestar del individuo.

La mayoría de los autores coinciden en que el miedo al odontólogo es de origen multifactorial, en este miedo influyen factores educativos y experiencias desagradables previas; siendo el factor predisponente principal  el predominio de conductas aprendidas en el entorno familiar  y social en que se desarrolla el niño que influyen negativamente  en la percepción que  éste se forma a nivel psíquico del tratamiento odontológico.

Si usted pertenece al amplio grupo de odontólogo–fóbicos siga los siguientes consejos y le aseguro que perderá ese miedo que tanto le está paralizando:

  • Elija un odontólogo que tenga  excelentes capacidades técnicas, profesionales y humanas; que  sea empático  y paciente, que le haga sentir que está en buenas manos y que puede confiar tanto en él como en el tratamiento que le va a realizar.
  • Evite las consultas muy concurridas y los odontólogos que atienden una cantidad  ilimitada de pacientes por tanda, es obvio que con una sala de espera llena de pacientes no habrá disponibilidad del tiempo necesario para manejar su conducta y crear la atmósfera adecuada para el buen desenvolvimiento del tratamiento; esto podría conllevar un gasto extra de honorarios que usted, el ver los resultados, estará muy bien dispuesto a pagar.
  • Elija un horario adecuado para su cita, debe ser una hora que tanto usted como su odontólogo estén relajados y descansados, preferiblemente en las primeras horas de la mañana, evite su visita en las tardes luego de salir del trabajo ya que es muy probable que esté  cansado y con el estrés acumulado de todo el día.
  • Cambie su forma de ver el tratamiento odontológico, cuando visualice su tratamiento piense en él como ayuda a recuperar su bienestar físico y psicológico, piense en la sensación   de limpieza, aliento agradable, tranquilidad por poder comer sin molestias  y  en lo  bien que se va a sentir cuando sonría  e interactúe con otras personas.
  • Busque solución a tiempo a sus problemas dentales, esto hará que los resultados del tratamiento sean más predecibles y evitará que tenga que verse sometido a tratamientos que aun con los avances que hemos tenido pudieran resultar molestosos. Le facilitará la vida a usted y a su odontólogo
  • Dé continuidad a su tratamiento; una vez comenzado tome su cita por lo menos una vez a la semana, así se irá acostumbrando, lo irá normalizando, y es probable que aunque no lo crea, llegue el momento que se sienta tan relajado que se duerma mientras se le realiza el tratamiento.
  • En caso de tratamientos que indudablemente pueden ser traumáticos,  de  fobias extremas, que son las menos frecuentes, o  que  a pesar de que haber seguido todos estos consejos  no ha podido superar la situación, pida orientación a su odontólogo de las diferentes técnicas de sedación consciente, donde el paciente  recibe tratamiento  en un estado de semi-conciencia, en el cual al pararse del sillón dental no recuerda nada del proceso y lo más importante, sin traumas.

Si sigue estos consejos le aseguro que su miedo desaparecerá y podrá disfrutar de la sensación de estar sano y en bienestar.

Les  dejo con esta frase del reputado  escritor y psicólogo estadounidense Spencer Johnson:

“Aquello a lo que le temes nunca es tan terrible como imaginas. El temor que dejas crecer en tu mente es mucho peor que la situación real”.

Dra. Zoila Fernández

Odontóloga

Especialista en Periodoncia  UCSD

Diplomado Endodoncia Avanzada Asociación Odontológica Argentina

CEO Centro de Salud Bucal Dra. Zoila Fernández

Presidenta fundadora Fundación Fernández para la salud bucal comunitaria.

Email:drazoilafernandez@gmail.com

Tel (809)688-1130