Coaching

Coaching NO ES consejería, counseling, psicología o psicoterapia porque no tiene orientación terapéutica. Tampoco es capacitación, orientación, asesoría o consultoría, aunque puede incluir aspectos de estas actividades

Es una metodología que se orienta al cambio y al mejoramiento de la gestión personal y profesional.

Coaching deriva del francés Coach, donde significa “carruaje”. También se usa de acuerdo a su acepción en inglés, que equivale a “Director Técnico” de un deportista o de un equipo deportivo.

El trabajo del Coach, metafóricamente hablando, consiste en llevar a una persona desde su estado actual a un estado de más capacidades.

CARACTERISTICAS DEL COACHING


El Coaching se orienta al saber ser y al saber hacer, en consecuencia está más vinculado con la aplicación práctica de la filosofía y de la pedagogía, y apunta a la modificación del ser (creencias, actitudes y valores) para ayudar al Cliente o Coachee a vivir y trabajar con mayor plenitud.
Coaching es un proceso de observación de los patrones de pensamiento, conducta y lenguaje del cliente que permite detectar los aspectos internos del cliente que regularmente ‘sabotean’ su posibilidad de desarrollo o crecimiento, y contempla el establecimiento de las metas a alcanzar y el procedimiento a seguir para facilitar que el cliente alcance los resultados deseados en menos tiempo y con menor desgaste que si quisiera hacerlo por sus propios medios.
El Cliente o Coachee es parte fundamental del proceso, pues de su interés y nivel de compromiso con sus propias metas depende el éxito de los esfuerzos que se realicen.

 

coaching

EL ROL DEL COACH


El Coach provee a sus clientes un compañerismo dinámico diseñado para ayudarlos a producir resultados satisfactorios en sus vidas tanto a nivel personal como profesional. El Coach ayuda a mejorar la gestión y calidad de vida de las personas, estando capacitado para escuchar, observar y para adaptar sus habilidades a las necesidades individuales de su cliente. Su trabajo en gran medida consiste en extraer las soluciones y estrategias desde el mismo cliente, y, de ese modo, proveer el apoyo necesario para desarrollar las habilidades, los recursos y la creatividad que su cliente ya tiene.
El Coach no necesita ser un especialista en el área en que el Coachee requiere mejora.
El Coach de un tenista jamás entrará en el court durante el set para batir la raqueta de tenis. Tampoco el Director Técnico de un equipo de fútbol entrará en el campo de juego durante el partido para patear el balón o dar un pase. Sin embargo, en ambos casos el Coach o Director Técnico sabe del juego y observa desde fuera lo que el jugador no puede hacer. Al compartir sus observaciones facilita que el jugador, o el equipo, según corresponda, incremente su capacidad en el juego.
El Coach tiene éxito sólo si su Coachee es exitoso. Un buen Coach ayuda a su cliente a establecer sus metas y alinearlas con sus creencias y valores personales y espirituales. Un Coach Excepcional inculcará estrategias mentales en el proceso de guiar y motivar a su cliente a alcanzar sus metas. Esto sólo puede lograrse si el Coach está consiente del poder de la mente y de su efecto en la conducta, en las actitudes y, como consecuencia, en el éxito en lo que uno se proponga.